Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información en Política de cookies

Blog

Incidencia de la Luz
08 julio 2012

Incidencia de la Luz

He subido el origen de la luz pensando en esta temporada estival, pensando en terraza, piscina, jardín y sobre todo en un objeto que nos quita la luz llamado pérgola, esto va indicado a saber algo mas de los tejidos que utilizamos, de asesorar mediante este blog a todos aquellos que las queráis poner en vuestro entorno. paso a explicar la incidencia de la luz.

La Incidencia de la luz.

Las circunstancias astronómicas tienen influencia sobre la luz diurna y, por tanto, sobre la ubicación de nuestro lugar de trabajo.

El eje terrestre tiene una inclinación de 23,45º sobre el plano de su órbita. Esta inclinación es la causa de las estaciones.

El sol se mueve en trayectorias circulares perpendiculares al eje terrestre y ala vez inclinadas contra la horizontal en el ángulo de la latitud geográfica. Durante los equinoccios está situado en un plano que atraviesa el centro de la tierra.

El equinoccio sucede dos veces al año, el 21 de marzo y el 23 de septiembre. Los límites están establecidos por los solsticios de invierno el 21 de diciembre y el de verano el 21 de junio. El resto del año, el sol se encuentra entre estos dos puntos.

El ángulo de incidencia solar es más plano en el solsticio de invierno, lo que tiene como efecto un deslumbramiento mayor, ya que sus rayos tienen una entrada más directa en el espacio.

Cuanto más vertical es la caída de los rayos solares sobre una fachada, mayor es el transporte de energía.
Cuando la luz alcanza una superficie, una parte de ésta atraviesa (transmisión) los materiales existentes (bien sea una superficie acristalada o una cortina), otra parte es reflejada hacia el exterior (reflexión) y el resto de luz se absorbe en el tejido siendo irradiada a posteriori en forma de calor (absorción). 

Esta intensidad de iluminación ejerce un efecto directo sobre el ser humano, su capacidad de visión, bienestar, seguridad en el trabajo y economía, creando deslumbramientos en superficies planas y pantallas, efectos térmicos inadecuados y daños en materiales y en el propio ser.
El porcentaje de transmisión lumínica depende entre otros, de 
los  siguientes factores:

  1. Densidad del tejido o material
  2. Espesor del tejido o material (y grado de transparencia de la hilatura)
  3. Color del tejido o material
  4. Tipo de acabado

La gestión de la entrada de la luz solar en un edificio es un elemento clave para alcanzar los 500-1000 lux recomendados y las cortinas son un factor determinante para conseguirlo.

Polyscreen, Oscurantes (blackouts), Nacarados, son algunos de los tejidos técnicos utilizados en la confección de las cortinas de exterior (BANDALUX) , para proteger, filtrar o regular térmicamente una estancia y asegurar las condiciones saludables del entorno de los trabajadores si lo que queremos cubrir es una oficina o de nosotros mismos si estamos en nuenstra casa. 

El tejido Polyscreen® (poliéster de alta tenacidad), en todos sus diferentes grados de apertura, posee el equilibrio perfecto entre visibilidad hacia el exterior y filtrado de luz solar.

El Nacarado está recubierto de una película reflectante que se impregna sobre la cara del tejido que se coloca orientada hacia la ventana, ejerciendo un efecto de reflexión mayor al del resto de tejidos.
El tejido Blackout evita la transmisión de la luz en el interior de las estancias, recintos y/o edificios donde la colocación de otro tipo de elemento de protección y oscurecimiento no proceda ni sean viables.
Todos los tejidos nombrados tienen la certificación oficial europea de clasificación al fuego como ignífugos  M1.

Una buena gestión de la luz nos puede reportar grandes beneficios en el ahorro energético de nuestros edificios, al permitir regular la ganancia y la pérdida calorífica y lumínica.

El color, el grosor y la apertura del tejido influyen en la absorción de luz calorífica. Este factor es determinante parar evitar un consumo mayor de aire acondicionado y/o calefacción, es decir, impedir una diferencia lumínica excesivamente amplia entre superficies expuestas y no expuestas a la radiación solar directa y por lo 
tanto una posible reducción de la iluminación.

Compartir este Post